RESURRECCIÓN DE CRISTO: ¿CORPORAL O ESPIRITUAL?



Cinco textos bíblicos que muestran claramente la forma en que Cristo resucitó.

¿De qué manera resucitó Cristo?
Sólo la organización de La Atalaya (el supuesto vocero de Dios en la tierra), dice que Cristo resucitó en espíritu.

Así lo enseña en su libro: “¿Qué enseña realmente la Biblia?”, en la página 73-74, en la sección titulada: “La resurrección celestial”:

Jesús fue ejecutado siendo un ser humano; sin embargo, Jehová no dejó a su fiel Hijo en la tumba (Salmo 16:10; Hechos 13:34, 35). Lo resucitó, pero no como hombre. El apóstol Pedro explica que Cristo fue “muerto en la carne, pero hecho vivo en el espíritu” (1ª. Pedro 3:18). ¡Qué gran milagro! Jesús vivía otra vez como poderoso ser espiritual (1ª. Corintios 15:3-6).

Por otro lado, la cristiandad enseña que Cristo resucitó en un cuerpo físico, glorificado.

¿Resucitó Cristo en un espíritu o en un cuerpo físico glorificado?

No puede haber dos verdades… ¿quién está mintiendo?

De entrada aclaro que la expresión “resurrección espiritual” no aparece en la Biblia; esta expresión es un invento más de la organización de la Atalaya.

Hay muchos textos que hablan acerca de la resurrección corporal de Cristo, pero en esta ocasión sólo vamos a considerar cinco textos bíblicos que demuestran, sin lugar a dudas, la forma en que Cristo resucitó:

Cinco textos bíblicos claros, fácil de entender, que no necesitan de tanta “investigación” ni “estudio” ni “erudición ni de extraordinaria inteligencia; sólo necesitas una mente razonadora y humilde para creerle a Dios.

Consideremos estos cinco textos, tomándolos de la propia versión de la Atalaya: La “Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras”.

Un texto que los Testigos no han podido explicar, que les da terror cuando lo escuchan y tratarán siempre de evadir, es: (Juan 2:18-22):

18 Por lo tanto, en respuesta, los judíos le dijeron: “¿Qué señal tienes para mostrarnos, ya que haces estas cosas?”. 19  En respuesta, Jesús les dijo: “Derriben este templo,  y en tres días lo levantaré”.20  Por eso dijeron los judíos: “Este templo fue edificado en cuarenta y seis años, ¿y tú en tres días lo levantarás?”. 21  Pero él hablaba acerca del templo de su cuerpo. 22  Sin embargo, cuando fue levantado de entre los muertos, sus discípulos recordaron que él solía decir esto; y creyeron la Escritura y el dicho que Jesús dijo.

¿A qué se refirió Cristo cuando dijo: “derriben este templo”?

¿Se estaba refiriendo…
     1)     al templo de Jerusalén?
     2)     a su espíritu? o,  
     3)     a su cuerpo?

Cuál es la única respuesta válida? Claro, el inciso 3: a su cuerpo.

Hasta un niño puede interpretar este pasaje.

Por eso cuando los discípulos vieron el cuerpo del maestro resucitado, se acordaron que ya lo había profetizado.

Implicaciones: Cristo profetizó su resurrección corporal; y si Cristo resucitó en espíritu

Cristo sería un falso profeta; su profecía que dio acerca de su resurrección corporal no se cumplió, sería falsa profecía y falso profeta.

Tienes qué elegir tu bando: creerle al Señor Jesucristo o creer malas interpretaciones.

Lucas 24:36-40, dice:

36  Mientras estaban hablando de estas cosas, él mismo se puso de pie en medio de ellos [[y les dijo: “Tengan paz”.]] 37  Pero porque estaban aterrados, y se habían atemorizado, se imaginaban que contemplaban un espíritu. 38  Por eso les dijo: “¿Por qué están perturbados, y por qué se suscitan dudas en su corazón? 39  Vean mis manos y mis pies, que soy yo mismo; pálpenme y vean, porque un espíritu no tiene carne y huesos así como contemplan que yo tengo”. 40  [[Y al decir esto les mostró las manos y los pies.]]

Cristo resucitado les dijo a los asustados discípulos que creían ver un espíritu: “soy yo mismo, NO SOY UN ESPÍRITU, miren que yo tengo carne y hueso.

Si Cristo hubiera sido un espíritu, le hubiera contestado a sus asustados discípulos: “Si soy un espíritu, pero no teman, me acabo de materializar para que me vean…”.

¿Acaso Cristo estaba aquí mintiendo a sus discípulos para tranquilizarlos?

Y aunque los Testigos afirman que el cuerpo espiritual de Cristo solo se materializó en todas las ocasiones en que fue visto, esta forma de pensar no encaja aquí con lo que el mismo Cristo dijo a sus discípulos: NO SOY UN ESPÍRITU, véanme y tóquenme ¿acaso les estaba mintiendo solo para tranquilizarlos?

Implicaciones: el Cristo resucitado dijo que no era un espíritu; Si Cristo resucitó en espíritu y solo se materializaba a su conveniencia, sería un impostor engañando a sus discípulos y a la gente ante quienes se materializó.

Pedro, testigo de la resucitó a Cristo... interpretó el salmo 16.8-10, de David, diciendo:

Por lo tanto, porque (David) era profeta y sabía que Dios le había jurado con juramento que sentaría a uno del fruto de sus lomos sobre su trono, 31  vio de antemano y habló respecto a la resurrección del Cristo, que ni fue abandonado en el Hades ni su carne vio corrupción. 32  A este Jesús lo resucitó Dios, del cual hecho todos nosotros somos testigos. (Hechos 2.29-32).

Pedro interpretó el Salmo de David 16:8-10 diciendo que era una profecía de la resurrección corporal de Cristo, que ya había ocurrido y de la cual era testigo.

¿Y qué incluía la profecía acerca de la resurrección de Cristo? La profecía de la resurrección de Cristo incluía su carne, que nunca vería corrupción.

Otra pregunta que jamás han contestado satisfactoriamente los Testigos, es: ¿Dónde quedó el cuerpo de Cristo? Antes los Testigos decían que Dios lo disolvió en gases (sería una forma de corrupción), ahora prefieren decir que no saben, que no tiene importancia.

¿Crees que Dios desaparecería el cuerpo de Cristo, poniendo en evidencia Él mismo esta profecía que dio a su siervo David?

Implicaciones: Pedro, testigo de la resurrección de Cristo, interpretó el Salmo 16:8-10 diciendo que era una profecía de David acerca de la resurrección corporal de Cristo. Si Cristo no resucitó corporalmente, entonces…

a.      Pedro sería un mal intérprete de la Escritura, al interpretar el Salmo 16:8-10 como una resurrección corporal.
b.      David fuera un falso profeta; su profecía de la resurrección corporal sería falsa, no se cumplió.
c.      Y lo peor, si Cristo no hubiera resucitado corporalmente, entonces Dios no pudo cumplir su promesa de que el cuerpo del Mesías no vería corrupción. Y si el cuerpo de Cristo no aparece, Dios mismo ha puesto en evidencia su profecía dada a David, no puede comprobar que el cuerpo de Cristo no vio corrupción.

Hasta aquí, ¿quién está equivocado en cuanto a la resurrección de Cristo? ¿Pedro, interpretando a David, o la Organización de los Testigos de Jehová?

Es lógico que ni David es un falso profeta ni Pedro es un mal hermeneuta; los equivocados son otros…

IV. PABLO ENSEÑÓ QUE CRISTO RESUCITÓ EN CUERPO GLORIFICADO.

El pasaje que nos muestra específicamente la naturaleza de la resurrección es 1ª. Corintios 15

Pablo dice:
Sin embargo, esto digo, hermanos: que carne y sangre no pueden heredar el reino de Dios, ni tampoco la corrupción hereda la incorrupción. (1ª. Corintios 15:50).

A qué se refiere Pablo con “carne y sangre”, ¿es el cuerpo físico o es el espíritu?

El Testigo de Jehová, luego de leerle este texto al cristiano, dice victorioso: “¿viste que no podemos entrar al cielo?”

Y eso es muy cierto: si nos quedamos en este cuerpo y solo en ese texto, nunca vamos a entrar al cielo, pero Pablo continúa diciendo:
en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, durante la última trompeta. Porque sonará la trompeta, y los muertos serán levantados incorruptibles, y nosotros seremos cambiados. Verso 52

(La palabra “cambiados” es la palabra griega: allagesómeta, del verbo alásso; significa: cambiar, suplantar, transformar, mudar).

Ahora, para entender mejor todo esto…

Veamos las expresiones sinónimas que usó Pablo para referirse a “carne y sangre” en este capítulo que consideramos, verso 53:
-“esto que es corruptible”,
-“esto que es mortal”.

Las expresiones anteriores, dime, hermano, se refieren ¿al espíritu o al cuerpo físico?
¿Has visto un espíritu corromperse, descomponerse, echarse a perder, pudrirse?

Por lo tanto, la expresión: “carne y sangre”; no se refiere al espíritu, se refiere al cuerpo físico.

Ahora, veamos las expresiones sinónimas que usa Pablo para referirse al futuro de la “carne y sangre”, en los versos 52 y 53:
-“serán levantados incorruptibles”,
-“seremos cambiados”,
-“tiene que vestirse de incorrupción”,
-“tiene que vestirse de inmortalidad”.

Las expresiones anteriores enseñan que unos serán “levantados” y otros serán “cambiados”; y que todos serán “vestidos” de “incorrupción”, de “inmortalidad”: ¿en sus espíritus o en sus cuerpos?
En la “carne y sangre”; ¡en el cuerpo físico! Es muy claro.

Es decir, Pablo enseñó aquí la resurrección de los cuerpos muertos y el cambio o transformación de los cuerpos vivos a un cuerpo inmortal; necesario para vivir en el cielo.

Implicaciones: Pablo enseñó una futura resurrección corporal y una transformación a un cuerpo inmortal, así como la resurrección de Cristo. Si Cristo resucitó en espíritu, entonces la resurrección y la transformación del creyente sería también en espíritu. Pero es corporal, como hemos visto.

  Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, un hombre (ánthropos), Cristo Jesús, (1ª. Timoteo 2:5).

Esto lo escribió Pablo a Timoteo algunos años después de la resurrección. Pablo dijo del Cristo mediador, que es un hombre, no un espíritu. Entendemos que “hombre”, no es carne ni sangre, sino un hombre glorificado, como hemos visto.

Implicaciones:
Pablo escribió que el Cristo resucitado está mediando como HOMBRE; Si Cristo resucitó en espíritu, Pablo se equivocó; hubiera escrito que el Cristo resucitado está mediando como “poderoso ser espiritual”.

Pero quién está equivocado: el Apóstol Pablo ¿o los de la Atalaya?

CONCLUSIÓN:
1)      Cristo profetizó su resurrección corporal.
2)      El Cristo resucitado dijo que no era un espíritu.
3)      Pedro dijo desde el principio que Cristo resucitó en cuerpo.
4)      1ª. Corintios 15 habla de una futura resurrección o transformación a un cuerpo inmortal, como resucitó Cristo.
5)      Hoy tenemos un mediador: a Jesucristo hombre.

En base a lo anterior, encontramos que Cristo no resucitó como un poderoso ser espiritual, sino que resucitó en un Cuerpo físico, no de carne y sangre; sino un cuerpo físico glorificado.

Ahora, a quién le creerás. ¿Al librito de la Atalaya, intitulado: “¿Qué enseña realmente LA BIBLIA?” -Que por supuesto, no es un libro inspirado?

¿Creerás a los escritos de hombres desconocidos, no inspirados por Jehová, que presentan a Cristo resucitado en espíritu?

¿O le creerás a la Biblia, el único libro inspirado por Jehová y que presenta a Cristo resucitado en un cuerpo físico glorificado?

Estimado amigo, tú decides a quien creerle: A la Biblia o a la Atalaya… pero sólo uno dice la verdad.


Ayuda a otros, compartiendo este video.

Soy Genaro, tu hermano en Cristo.

Muchas bendiciones para el pueblo de Dios, ¡y hasta la próxima!..


Suscríbete a mi canal con videos de reflexiones bíblicas: https://www.youtube.com/c/TuLiteraturaCristiana





Twitter: https://twitter.com/genaropm
Facebook: https://www.facebook.com/genaro.poot.3

No hay comentarios:

Publicar un comentario