LAS SEÑALES MILAGROSAS SIGUEN VIGENTES



Las señales ofrecidas por Cristo en la Gran Comisión, son para hoy.

Muchos teólogos tienen una asombrosa habilidad de hacer decir a un texto bíblico lo que no quiere decir; espero no caer en lo mismo en la serie de estudios que hoy inicio, sobre las señales milagrosas vigentes. Sólo quiero seguir los textos bíblicos de la manera más sencilla posible.

Te doy gracias por leerme; y te pido que antes de iniciar, ores a Dios, entregándole toda tu mente y pidiéndole iluminación para poder comprender muy bien su Palabra. Que el Espíritu Santo nos ayude en este estudio.

I   EL TEXTO BÍBLICO DE LA GRAN COMISIÓN
Antes de ascender al cielo, Cristo dijo a sus Discípulos:
 Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado. Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán. (Marcos 16.15-18).

II  LA GRAN COMISIÓN ES CORPORATIVA, NO EXCLUSIVA DE LOS APÓSTOLES
Cristo en este pasaje está dando la Gran Comisión a los 11 Apóstoles.
Y por extensión, La Gran Comisión también es para todos los creyentes en todos los tiempos.

III LAS ACTIVIDADES REQUERIDAS PARA CUMPLIR LA GRAN COMISIÓN
Las actividades incluidas en la Gran Comisión, son tres:
a) Id por todo el mundo.
b) Predicad el evangelio a toda criatura. Y…
c) Haced discípulos a todas las naciones.

IV  LOS OBJETIVOS DE LA GRAN COMISIÓN
La Gran Comisión debe alcanzar también 3 objetivos:
a) La conversión.
b) El bautismo en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. (Esta fue la orden de Jesucristo a quien hay que obedecer) Y…
c) El discipulado o enseñanza permanente.

V   PROMESAS PARA LOS ALCANZADOS EN LA GRAN COMISÓN
Los alcanzados en la Gran Comisión reciben aquí dos grandes promesas:
               a) La Salvación, y…
         b) Las Señales milagrosas, que son la evidencia de la presencia de Cristo en la vida del creyente.

Si le dieras a leer este pasaje a un niño de primaria y le hicieras esta pregunta: ¿Para quienes iban a ser estas señales? ¿Qué crees que te respondería?

Crees que se rompería el alma tratando de demostrarte que esas señales sólo eran para los Apóstoles y que no son para esta época?

Te diría con su entendimiento y fe tan sencillos, muy seguro de lo que lee, que…
Las señales no fueron prometidas exclusivamente para los Apóstoles. Cristo dijo que las señales seguirían a todos los que creyesen.

¿Qué entenderías tú, si no tuvieras ideas preconcebidas ni nada qué defender tan apasionadamente?
Qué raro que los cesacionistas solo tomen la Gran Comisión, y la realicen ofreciendo la salvación, pero no crean ni ofrezcan las señales que también se prometen al creyente.

Los pentecostales tomamos todo lo ofrecido en la Gran Comisión: la salvación y las señales ¡gracias a Dios!

VI   LAS SEÑALES MILAGROSAS PROMETIDAS EN LA GRAN COMISIÓN
Las señales milagrosas que Cristo prometió a los creyentes, fueron:
-Echarán fuera demonios (liberación)
-Hablarán nuevas lenguas (glosolália)
-Tomarán en las manos serpientes (milagro)
-Y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño (milagro)
-Sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán. (sanidad)

VII   EL PROPÓSITO DE LAS SEÑALES MILAGROSAS PROMETIDAS EN LA GRAN COMISIÓN
Estas señales milagrosas no son para respaldar revelación inspirada o para recibirla. Esta es la falla de los cesacionistas, porque asociaron estas señales sólo como respaldo de la revelación inspirada. Así que, como la revelación inspirada ya cesó,  concluyen, también las señales milagrosas han cesado…

Ni tampoco fueron dadas para darle nombramiento u oficio a quien los reciba.
¿Cuál era realmente el propósito de Cristo al dejar estas señales siguiendo a los creyentes?
El propósito de Cristo al dejar estas señales siguiendo al creyente, lo dijo de esta manera en Mateo 18:20: 

“y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. (Mateo 28.20).”

Estas señales serían una evidencia de que el Todopoderoso Señor estaría en la vida de todo creyente.
Observa bien que estas señales ni siquiera están condicionadas a la realización de la Gran Comisión; estas señales milagrosas, tanto como la salvación son prometidas a todos los que creen, y que por supuesto, son bautizados como se ha mencionado y se espera se involucren en realizar también la Gran Comisión.

Cristo tampoco puso fecha de caducidad a estas señales, pues estas señales no fueron dadas a los creyentes para respaldar la revelación inspirada.

VIII  CREYENTES QUE TAMBIÉN HICIERON MILAGROS EN EL TIEMPO APÓSTÓLICO.
Aunque el Libro de los Hechos se enfoca más bien en los protagonistas, que son los Apóstoles, ella menciona a algunos cristianos, que no son Apóstoles, realizando milagros…  
Esteban (Hechos 6.8).
Felipe (Hechos 8.13).
Ananías (Hechos 9.17-19).
Bernabé (Hechos 15-12).

Confirmando de esta manera el Libro de los Hechos, que las señales no eran exclusivas de los Apóstoles; las señales fueron ofrecidas también para todos los creyentes…

Estas señales no fueron dadas aquí como oficios, o nombramientos. Aquí es donde fallan también los cesacionistas, pues dicen que la Biblia no da instrucciones de cómo ordenarlos. Por supuesto que no lo dice, porque estas señales no son para dar algún oficio especial.

La Gran Comisión sigue realizándose y no ha cesado la conversión; cada día más y más gente se convierte a Cristo.

Entonces, si las señales ofrecidas en este texto son para los que crean, mientras haya conversiones seguirá habiendo señales para los creyentes.

Las señales son un beneficio de la salvación; son una promesa de Cristo para todos los creyentes, entonces, mientras no cese la conversión, no cesarán las señales.

Pero cada creyente decide creerlo y aceptarlo, o no creer y rechazarlo. Pero ahí están… son beneficios de la salvación.

Es así como hemos encontrado en la Biblia que las señales milagrosas no han cesado y continúan hoy vigentes y que además, son para todos los creyentes.

CONCLUÍMOS
Las señales milagrosas en san Marcos 16 no fueron dadas exclusivamente a los Apóstoles ni tenían aquí como fin respaldar la veracidad de la revelación que Dios daría en la época Apostólica, ni otorgaban ningún nombramiento a nadie. Fueron dadas para todo el que creyere, como evidencia de la presencia de Dios en su vida.

Es cierto que la revelación inspirada de Dios ha cesado; ha sido completada por los escritores inspirados, y la época Apostólica ha finalizado… pero no han cesado las señales milagrosas, que Cristo prometió a todos los creyentes; porque mientras existan creyentes, existirán las señales.

Cristo prometió estas señales al creyente; y si tú eres creyente, tú decides tomarlas o no tomarlas; tú decides creerle a tu confesión, a tu denominación, al más notable teólogo o a Cristo. No pasa nada; sólo te pierdes estas bendiciones que Dios te ha dado en el paquete de tu salvación.

En entregas futuras seguiré hablando de las señales milagrosas: Las expectativas correctas, su buen uso y administración, los Dones Espirituales, lo genuino y lo falso, y otros temas pertinentes que se vayan dando.

Hay que cuidarse de los teólogos que quieren reducir a Cristo a su más mínima expresión…Yo decido creer en el Cristo que me presenta la Biblia, de manera tan sencilla.
Y mi Biblia dice:

"Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos". (Hebreos 13.8). 

Señor Jesús, muchas gracias por habernos dado la salvación, la Gran Comisión y las señales en tu Nombre, como evidencia de tu presencia diaria en la vida nuestra. Lo creo con esta fe tan sencilla y doy testimonio de ello; y si falla mi mente en comprenderlo, lo comprendo por tu Espíritu Santo y por las experiencias de ver cada día tu poder en acción. Muchas gracias mi Señor. Amen.

Soy Genaro, tu hermano en Cristo. Muchas bendiciones para el Pueblo de Dios, ¡y hasta la próxima!...