CÓMO SUPERAR LA DEPRESIÓN POR UNA RUPTURA AMOROSA

LA REFLEXIÓN DE HOY (5):

“CUANDO UN AMOR SE VA”


Muchas parejas  terminaron, porque confundieron el amor con pasión, deseo, gusto, química, necesidad, o lo que sea; pero menos amor
Otras parejas se amaron genuinamente, pero, en algún momento, por x motivos, el amor se terminó.

¿Qué ocurrirá luego de la separación amorosa? Hay cuatro posibilidades:
1.    Que te repongas  y continúes con tu vida normal.
2.    Que te repongas y continúes con tu vida, pero con amarguras, odios y frustraciones.
3.    Que no te repongas y te vayas por el camino del libertinaje sexual o de los vicios.
4.    Que no te repongas ni continúes.

La cuarta opción no es recomendable: es el acabose; la total depresión y la total incapacidad de retomar la vida… es el suicidio.
Si estás en una situación de pérdida amorosa, quiero proponerte que tomes la primera opción: que te repongas  y continúes con tu vida normal, porque es la opción ideal. Costará mucho, pero es posible.

Reponerte y continuar la vida normal dependerá sólo de ti.

Para tu pronta recuperación, te voy a sugerir 8 pasos:

1.    ACEPTA LA SITUACIÓN. ¿Qué pasó? La persona que te ha dejado ya no te ama. Independientemente de cuánto te amó o de los motivos que tuvo para irse; se fue porque ya no te ama, y punto. El amor debe ser bilateral para que funcione; unilateral, nunca funcionará bien. Aunque tú lo ames, si tu pareja ya no te ama, se acabó.

2.     DÉJALA IR;  PERDÓNALA Y BENDÍCELA. ¿Vas a pasarte la vida esperando, llorando y sufriendo por quien no te ama, ni te valora, ni te merece?¿Vale aquella persona una sola lágrima tuya o un solo gramo de tu dolor? Lo que no fue no será. Perdónala, bendícela y déjala ir de tu vida, de tu mente, de tu corazón… “26Porque si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas.” (Marcos 11.26). Arranca esa hoja de tu vida y tírala, pero sin odios, sin rencores… por los buenos momentos y por lo bueno que pudo quedar de esa relación.    
    
3.    LIBERÁTE DE CULPAS. ¿Quién es culpable? Tú no tienes toda la culpa. La culpa es de ambos. En el amor la culpa se comparte también. Ambos fueron incapaces de seguir manteniendo la relación. Ambos no se entendieron y tuvieron sus propios errores.O a veces sucede, que uno se siente el patito feo ante la sociedad, por un fracaso amoroso. El que fracases en una relación de pareja, no te hace un fracasado; ni te hace peor o mejor que nadie. Simplemente son cosas que suceden, y ya. Y nadie está exento de eso.En lo que fue tu culpa, pídele perdón a Dios, y perdónate a ti mismo. “9Si confesamos nuestros pecados, (DIOS) es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.” (Juan 1.9).
         
4.    VALÓRATE. ¿Cómo quedas tú? Tú decides en qué situación emocional, psicológica y física quedar. Ya no tienes a tu pareja, pero te tienes a ti. Ya no te ama tu pareja, pero te amas tú y te ama Dios. No te valoró tu pareja, pero tú te valoras  y te valora el Señor. “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.” (Romanos 5.8). Dios te ama con amor eterno, amor incomparable; acepta y disfruta el amor de tu Padre Celestial.     

5.    OCÚPATE. ¿Qué harás ahora? Retoma tus actividades. Si no tienes suficiente ocupación, involúcrate en nuevos trabajos, proyectos, estudios, etc. No te des demasiado tiempo para el ocio; porque tu dolor aumentará y empezarás a pensar y a actuar indebidamente.Mantén tu mente ocupada y tus manos, siempre,  trabajando en algo.

6.    RELACIÓNATE. No te aísles. La soledad no es buena consejera. Busca la compañía de tus seres amados; de las personas que te entienden, te aman y te animan a seguir. Si tienes familiares y amigos cristianos, procúralos más. Ellos siempre tendrán una palabra de aliento, y su compañía será un bálsamo a tu dolor.

7.    REFÚGIATE EN DIOS. En este tiempo de dolor e incertidumbre en la vida, hay disponible un confort y fortaleza sobrenatural, que proviene de Dios. Hay un consuelo para ti, de quien te ama incondicionalmente, y hay una dirección para tu vida, en la Palabra de tu Padre Celestial. Acércate a Dios, y le conocerás en su poder y en su amor.Y por último…    
     
8.    PROYÉCTATE. ¿Qué sigue ahora? Pablo dijo:

13Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, 14prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús. (Filipenses 3.13-14)

No vivas atado al pasado. Recuerda y toma sólo lo bello del pasado para vivir mejor tu
  presente y, con fe, y ayuda de Dios, lánzate a tu futuro; que será mucho mejor.Replantea tu vida, tus prioridades… analiza tus errores, aprende de ellos, ¡y adelante!

Estimado hermano y amigo, el dolor no es para destruir tu vida; es para madurarte y hacerte una persona más fuerte. 

Recuerda que siempre recibirás un amor superior y eterno de tu Padre Celestial, que te valora y desea tu felicidad. Acércate a Dios, y Él se acercará a ti.

Soy Genaro, tu hermano en Cristo.


Muchas bendiciones para el pueblo de Dios, y ¡hasta la próxima!


Suscríbete a mi canal con videos de reflexiones bíblicas: https://goo.gl/tuqcwz
Ebooks Publicados: http://goo.gl/3mh3n6